Las noticias de Elías Piña están en Elchenchen.com

Titulares

Las lluvias volverán desde este lunes al país por vaguada

ha Habrá Lluvia hoy   A partir de la mañana de este lunes las condiciones del tiempo en algunas zonas de la República Dominicana estarán inc...

6.4.22

Prestamistas dicen que no estafan, sino que resuelven problemas

 

Santiago, RD

 Prestamistas dijeron que han perdido sus fortu­nas “por hacer favores” a personas que están en apuros económicos y se quejaron que más que agradecer, muchas se con­vierten en sus enemigos.

 Por igual, lamenta­ron que muchos a los que con buena fe les han prestado dinero rápi­do, le han quedado mal y otros se han marchado de la zona donde residían. Bienvenido García, quien dice que responsablemen­te presta dinero a intere­ses cómodos, manifestó que muchos de los deudo­res, además de “malas pa­ga”, son malagradecidos. “Si tenemos que regula­rizarnos lo hacemos, pe­ro nosotros no estafamos a nadie, al contrario, hace­mos favores, porque saca­mos de apuros a muchos empleados(as) y pequeños comerciantes”, enfatizó.

Con un niño enfermo

“Se imaginan que una per­sona que tenga un niño en­fermo y no tenga nada para llevarlo al médico, recurre a un prestamista y éste, sin ningún tipo de garantía, le

 suelta el dinero que nece­sita, es lógico que ve el cie­lo abierto, pero los hay que luego al pagar se vuelven irresponsables”, comentó. No le gusta el término usurero y, a la vez, esti­ma que ciertamente hay prestamistas que han lle­gado al extremo de irrum­pir en casas para cobrarse lo que les deben, pero que no son todos que incurren en esa violación a la ley. Pero insistió que muchos de ellos han sido vícti­mas de asaltos y que algu­nos han perdido sus vidas. En tal sentido, aclaró que hay personas mala paga, que después de un tiem­po se niegan a honrar sus compromisos, pagarles los intereses y sus capitales y que para no entrar en con­flictos con la ley, tienen que aceptar con paciencia. Delfin Peña, quien ahora es evangelista, recordó que perdió su fortuna prestando dinero, algunos eran bue­nos pagadores, pero otros muy irresponsables.

El negocio no es fácil

“Mire hermano, el nego­cio del préstamo no es fá­cil, gracias que ya estoy fue­ra de eso, cualquier fortuna la pierdes, porque no to­do el mundo te paga”, dijo. En el caso de Juan, adu­jo que presta a un “módico interés de un 25 por cien­to”; es decir, que el que le debe 2,000 pesos, solo tie­ne que pagar 400 al mes y que lógicamente, cuando liquidan cuentas, les tie­nen a la vez que pagar “los cuartos” que les prestaron, sin importar el tiempo que tienen endeudados, por­que es una regla estable­cida y aceptada por ellos. “Los malas pagas están afectando a los buenas pa­gas, porque ya la mayoría no prestamos sino es con garantía. Quiere 20 mil pe­sos, déjame tu passola o motor que cuesta entre 30 a 60 mil pesos, ahí habla­mos”, afirmó.

Otra cara

Para Juan, un prestamista conocido de Santiago que tiene varios años en esa la­bor, los clientes son mala­gradecidos, porque cuando les prestan salen con una sonrisa de oreja a oreja, pe­ro cuando les van a cobrar, ponen una cara más du­ra que la de un león ham­briento cuando ve que su presa se le puede escapar.

Quejas en los cajeros

En los cajeros de los ban­cos de Santiago y otras par­tes del Cibao, se registran discusiones entre clien­tes y prestamistas y perso­nas que tienen a sus servi­cios, porque muchas veces duran entre 10 a 13 mi­nutos, sacando dinero. Ante esas discusiones mu­chas veces la Policía tiene que intervenir para poner el orden. Esa situación se da porque como garantía a los obreros y obreras que por obligación toman esos préstamos, les retienen sus tarjetas de cobro con sus claves, para los mismos prestamistas sacar el dinero que les deben y devolverles lo poco que les queda.

Esa situación se ha hecho un proceso habitual los días de pago en empresas de Santiago y otras ciudades del Cibao.

 SUCESO

Irrumpen en viviendas.
Tragedia.

Yovanna trabaja en una banca de loterías de Santiago y recuerda que su esposo, que trabajaba como delivery, murió en el 2019 en un accidente de tránsito.

Impotencia.

Ella no sabía que su pa­reja había tomado a un prestamista de 20 mil pesos para terminar de pagar un motor que ha­bía comprado. Pero con nostalgia cuenta que el usurero se presentó ar­mado a su casa con dos hombres más, y les pidió la motocicleta. Fuente:Listindiario

No hay comentarios:

Publicar un comentario