La niña que Australia olvidó: ¿desaparición o secuestro?

El caso de la desaparición hace cuatro años de una niña australiana y su reciente hallazgo es en realidad una larga disputa entre un padre acusado de secuestrar a su hija escudándose en derechos ancestrales de las tribus aborígenes y una madre que se dio a la bebida y unas instituciones que invocan las leyes del país.


Los padres de Layla Leisha están divorciados, y el tema de la desaparición comenzó un fin de semana de 2014 que la niña había pasado con su padre sin que él la llevara de vuelta a casa.  Entonces Layla tenía siete años.
El padre, Shahrainier Eric Shem Leisha, de 45 años, que responde también al nombre indígena de Kooradaman Darngee, dijo el martes en un mensaje publicado en redes sociales que Layla nunca estuvo desaparecida.

"Mi Hija ha dicho que no quiere saber nada de su madre porque [el nombre de la mujer] fue la abusadora… !!!Mi familia y yo todavía tenemos a mi hija segura a nuestro amparo!!!
Al mismo tiempo, el experto en secuestros infantiles más conocido en Australia, Colin Chapman, se quejaba de la falta de interés que el caso de Layla Sheila había tenido durante los últimos años en el país.

"Ella es la víctima del secuestro más antiguo por parte de un padre en Australia y nunca he visto menos interés en un caso similar", le dijo Chapman a The Morning Bulletin.


"Alguien tiró la toalla en esto, y la única razón que veo es porque se trata de una pequeña aborigen de la cual nadie se preocupa lo suficiente… la niña que Australia olvidó", dijo Chapman.

Contó que el padre de Layla lo había amenazado varias veces, pero que no iba a parar hasta encontrarla.


La madre ha dicho que Layla era la primera de su clase y ahora lleva años sin ir a la escuela y es incapaz de leer ni escribir.

Sin mencionar su nombre por razones legales, The Morning Bulletin cita a la mujer admitiendo que en el pasado tuvo problemas con el alcohol, que al desaparecer Layla se refugió en la bebida, pero que ahora está sobria y quiere recuperar a su hija.

La disputa legal del padre con las autoridades por la custodia de Layla no es nueva.


"!!!No contrato, No Acuerdo, No Jurisdicción, No Validez, Void Ab Intio!!!, escribió Leisha el 19 de septiembre, con la palabra Intio en lugar de Initio en la cita de un término legal que declara nulidad.

"En 2014, ante la Corte de Familia, dije No Jurisdicción No Contrato, e hice valer el derecho de la Ley Tribal Consuetudinaria que me dio Dios para Proteger a mi Hija", escribió entonces.

"¿Por qué?  Porque vuestras cortes y agentes encubrieron el Abuso de que fue objeto mi Hija mientras estaba al cuidado de su madre desde 2007", sigue diciendo. "Las cortes y los agentes Constantemente Abusaron de los procesos de la Ley para contribuir y tolerar el abuso encubriendo delitos perpetrados contra una menor, !!!Mi Hija!!!"


Leisha alegaba que Layla estaba a punto de caer en una red de pedofilia consentido por la Policía Federal Australiana, la Unidad de Investigación de Protección Infantil de la Policía de Queensland, el Departamento de Servicios para Niños y Seguridad Infantil, los masones y varios abogados.

Pero varios miembros de su familia testificaron que él solía acusarlos de pedofilia y que tiene una historia de relaciones violentas con las mujeres.

"!!!Primeros en el Tiempo Mejores en la Ley, lo cual es reconocido por las Leyes Internacionales!!!", escribía Leisha en su mensaje en redes sociales. Mencionaba el documento legal presentado en corte, que invoca la Sección 78B de la Ley Judicial de 1903 y decía que sus leyes tribales son las únicas aplicables "en esa masa territorial comúnmente conocida como Australia".

El 18 de septiembre se emitió una orden de arresto contra Leisha y su hermana Jennifer en la Corte de Familia de Brisbane.

El lunes, la Policía Federal Australiana dio a conocer la noticia del hallazgo en un escueto comunicado en el que advertía que no iba a hablar más sobre el caso.  Ni siquiera decía el lugar donde la encontraron ni por qué vías llegaron a ella.


Se temía que Leisha escapara a Nueva Guinea con la niña, pero la madre y familiares de él le habían pedido que se entregara.  Hace dos semanas la habían visto en Rockhampton, un poblado de la región de Queensland.  No está claro si el hombre se entregó con Layla o fue arrestado por los agentes que la rescataron. Fuente:msn