Comunidades del Sur avanzan hacia el desarrollo

SAN JUAN DE LA MAGUANA.- Compartir es un don que debe replicarse desde la Iglesia. Es la concepción que acuña José Dolores Grullón, obispo de la Diócesis de San Juan. Desde el obispado y los distintos programas sociales que emprenden en las provincias Azua, San Juan y Elías Piña, unas 1,200 comunidades han sido impactadas.De manera indirecta, según relata el sacerdote, con los proyectos enfocados en mejorar la educación, los niveles de salud, los recursos naturales y la generación de ingresos, infraestructura y viviendas, agua y saneamiento y el aspecto jurídico legal, los 515,000 habitantes de las tres provincias se han beneficiado.

La Fundación de Desarrollo de San Juan, Azua y Elías Piña (Fundasep), junto a Cáritas Diocesana, que arribó a sus 22 años, es solo una mano solidaria que impulsa a los residentes de esta demarcación a ser partícipes de cada obra que se levanta.

Los protagonistas son los propios comunitarios, quienes desde los más remotos pueblos identifican sus necesidades y con el soporte económico que les brindan, aportan soluciones.

Más de 1,000 consejos comunitarios de la Diócesis de San Juan son parte del equipo de trabajo.

“La iglesia quiere despertar la vocación más profunda que tiene el ser humano: buscar el bien, el bien común de toda la humanidad”, precisó monseñor Dolores Grullón. En el período comprendido entre 2012-2014 se han invertido unos RD$179, 243,442.47 en las tres provincias, resultados que son palpables.

En los últimos dos años se han alfabetizado unas 44,453 personas con el Plan Quisqueya Aprende Contigo. La apertura del Centro Educativo Vocacional Aventura ha permitido la formación en distintas áreas técnicas de 53 estudiantes, comandados por seis profesores.

Los niños de la sección La Ciénaga Vieja de Sabaneta, en San Juan, donde está ubicado el centro, solo podían llegar hasta el cuarto grado, pero ahora pueden concluir el bachillerato con una especialidad técnica.

Se han construido 63 salas de lectoescritura, para ayudar a los estudiantes que están en nivelación.

En los sectores más recónditos, la asistencia sanitaria no llegaba. Se invirtieron esfuerzos para que unas 4,842 familias tengan en su hogar un sanitario de foco seco ventilado, con bacineta de porcelana, evitando la insalubridad. Sin embargo, 15,200 familias aún no tienen sanitarios.

Se han conformado 35 hogares comunitarios en la zona rural para la prevención y el tratamiento de la diarrea, mientras que se da seguimiento a 1,747 niños y niñas menores de 5 años, logrando disminuir los niveles de desnutrición de 18% en 2012 a 6 % en este año.  Fuente; ecosdelsur.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.