Las noticias de Elías Piña, República Dominicana y el mundo, deportes y cultura

Titulares

Pujols será el nuevo manager de los Leones del Escogido

SANTO DOMINGO.- Los Leones del Escogido dieron a conocer que Albert Pujols será el nuevo dirigente del equipo escarlata , para la temporada ...

15.6.12

Protestas en zonas rurales de Moca por agua potable

     MOCA, 15 junio 2012._ En medio de la fuerte calor que en las últimas semanas azota la provincia Espaillat, organizaciones populares comenzaron ayer jueves una serie de paros en reclamo de que la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Moca (CORAAMOCA), les supla el vital servicio de agua potable, una jornada de protestas que en ocasiones se han tornado violentas por los enfrentamientos entre manifestantes y agentes de la Policía Nacional. Las protestas, matizadas por el bloqueo de carreteras, puentes, caminos vecinales, trillos y cruces con neumáticos incendiados, troncos de árboles, palos, ramas, vidrios, grapas, pedazos de blocks y otros, se escenifican en las comunidades de Ortega, El Higüerito, Reparadero, Tierra Dura y la Guázuma, situadas en la franja Norte de la carretera Ramón Cáceres que conecta con la autopista Duarte.

     Contingentes policiales han sido apostados en las áreas donde se desarrollan los paros, en tanto, los organizadores advirtieron que hasta que CORAAMOCA no resuelva la situación los partos continuarán por tiempo indefinido.
     Expresaron que no le temen a la represión del gobierno y dijeron que tienen que esperar hasta dos meses para recibir “migajas” de agua potable, añadiendo que por la fuerte de calor de las últimas semanas en la región, están viviendo en un “infierno”.
     Explicaron que aun así, están obligados a pagar las facturas que les cobra CORAAMOCA.
María Peña, una de las residentes en Ortega, dijo que los moradores de esas comunidades están en el límite de la desesperación y que si tienen que seguir protestando, lo harán.
Dijo que más del 90% de los afectados respaldan los paros, porque lo que hace CORAAMOCA es un acto indignante y deshumanizado que atenta contra uno de los derechos más sagrados de la persona: el derecho a tener agua potable.