Las noticias de Elías Piña están en Elchenchen.com

Breaking

martes, 26 de mayo de 2020

Por amor a mi hija escapé de las garras del Covid-19

Maritza Morillo Suero
New Jersey
La maternidad es algo que te cambia la vida, un regalo maravilloso de Dios que te llena de alegría y te transporta a un mundo de emociones, en el que las ganas de vivir para cuidar y proteger a esa criatura se intensifican cada segundo.
Así se expresa Isabel García, una madre dominicana que desde su domicilio en New Jersey se peleó con el coronavirus hasta escapar de sus garras y continuar cerca de su única hija, Amanda García, quien fue su mayor preocupación al recibir la noticia de que el virus invadió su cuerpo.

Hoy, luego de asimilar su plena recuperación, comparte su experiencia, temores  y reflexión del proceso que acaba de librar.
“Desde que escuché hablar del Covid-19 me acogí a las reglas y recomendaciones hechas por representantes de la salud para evitar el contagio. Pensé en todo tipo de cuidado para ser inmune a la enfermedad, por lo que nunca imaginé que me podía pasar a mí, sin embargo me tocó” cuenta la guerrera madre aún con la nostalgia del miedo por verse al borde de la muerte.
Recuerda aquel día en que amaneció con mucho dolor en el cuerpo, luego de pasar la noche con fiebre, le cuanta a sus compañeros de trabajo que no se sentía bien, que tenía síntomas similares a lo del Covid-19, preocupación que tomó fuerza al saber que ellos tampoco estaban bien.
Esa fue la voz de alarma que la condujo al médico a hacerse la prueba. Una llamada recibida del hospital al día siguiente con recomendaciones de aislamiento aumento el pánico de una noticia que no quería escuchar. El diagnóstico fue positivo, resultado que aunque era casi  seguro,  no dejó de ser devastador para ella y los suyos.
Su  voz entre cortada al hablar del tema deja claro  el miedo que invadió su cabeza durante las horas de espera.  Como  su cuadro era menos complicado que el de otros pacientes, le recomendaron la recuperación domiciliaria, bajo monitoreo médico.  “Llegar a casa, confinarme en una  habitación y comunicarme con mi hija a través del teléfono cuando necesitaba algo fue la parte más difícil para mí,” comenta Isabel, quien trabaja como profesora sustituta, en la ciudad de New Jesey.
Al confirmar que estaba contagiada lo primero que pasó por la cabeza de esta madre fue, y si muero que va a pasar con hija. Luego cerré los ojos, respiré profundo y me dije a mí misma, por ella tengo que vivir y aferrada al amor que siento por mi princesa me enfrenté a la enfermedad hasta zafármele a la muerte,” relata García.
Sentir esa sensación de: "bueno, me moriré aquí sola, dentro de mi casa", es un pánico que aún no puede  olvidar, dice quien ahora se aferra a la vida y agradece a Dios por la oportunidad de recuperarse y continuar velando por el futuro de su hija, una hermosa modelo a la que sueña ver desfilar por distintas pasarelas del mundo.
Recuerda que durante las dos semanas sin salir de su aposento hubo un día que no pudo más, se  desplomó al suelo, todo se le puso gris, y ya con las esperanzas casi perdida aclamó "Dios yo he superado muchas batallas ayúdame a vencer esta, permíteme seguir cuidando a  mi Amanda” cuenta Isabel convencida de que el señor escuchó su suplica al devolverle su salud, en la segunda prueba, noticia que llevó de regreso la  felicidad a su hogar.
Momentos tristes
"Como madre fue muy triste decirle a mi hija que no se me acerque. Ella se mostraba fuerte ante mí pero yo sabía de su preocupación por no saber que podía ocurrirme.  Por mensaje trataba de calmar su angustia diciéndole que esto pasará y volveré a estar bien y así fue, ya estoy recuperada y muy bien gracias al Señor y las oraciones de tanta gente hermosa que se unió en fe por mi salud", relata la victoriosa madre con palabras de gratitud ante el Creador por la nueva oportunidad de vivir.
Recomendación
Isabel exhorta a los que estén pasando por la enfermedad a aferrarse a la vida, y confiar en Dios, pedirle con fe, que él todo lo puede. "Les recomiendo no perder la esperanza de volver a la normalidad. Fuente:listindiaio

No hay comentarios:

Publicar un comentario