INICIOS REVOLUCIONARIOS DE DON RAFAEL EMIGDIO CAAMAÑO CASTILLO (CHINO)

Vía Federico Cabrera.
 Estamos a finales de la década de los años cincuenta del siglo veinte.... No obstante el terror sin precedentes impuesto en todo el país por los esbirros del terrible dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina,
en Elías Piña se supo la noticia del cerco tendido por Fidel Castro a la ciudad de Santiago de Cuba, el orondo paseo de las tropas de Huber Matos por las calles de Camaguey, el heroico avance del Che Guevara sobre Las Villas, las hazañas descomunales de los “muchachos” de Camilo Cienfuegos en las cercanías de La Habana y la fuga feroz del general Fulgencio Batista hacia la República Dominicana... Y es que, desafiando todos los peligros habidos y por haber, incluyendo el de perder sus vidas o pudrirse en las cárceles trujillistas, Chino Caamaño y otros pocos jóvenes valientes de Comendador se arriesgaban a escuchar a escondidas las informaciones provenientes de Cuba, principalmente a través de Radio Habana y CMQ... Cuando apenas tenía 16 años de edad, Chino Caamaño se había insertado con otros jóvenes en el quehacer político e ideológico, leyendo libros y otros documentos censurados por el régimen trujillista. Como era natural en ese estado de cosas, el gobierno obligó a Chino Caamaño y otros jóvenes de su tiempo a realizar servicio militar obligatorio, lo cual, sin embargo, en nada disminuyó su espíritu revolucionario, el cual se afianzó todavía más a raíz de la histórica expedición de Constanza, Maimón y Estero Hondo, apenas meses después del apabullante triunfo del Ejército Rebelde de Fidel Castro en Cuba... Los hechos acaecidos en Cuba, y su fuerte resonancia en toda Latinoamérica y el Caribe, sirvieron de motivación para que en la memorable tarde del 10 de julio de 1960, Chino Caamaño y un puñado de jóvenes valientes decidieran formar una célula del Movimiento Revolucionario 14 de Junio en Comendador, organización que operaba en absoluta clandestinidad... Según ha contado el propio Chino Caamaño, la reunión constitutiva de la filial del MJ4 en Comendador se realizó en la residencia de los esposos Rogelio Santana y Lidia Aminta Castillo, la cual estaba ubicada en la calle Mella, próximo a la escuela Juan Pablo Duarte, en la parte suroriental de la ciudad cabecera de la provincia Elías Piña.
Además de Chino Caamaño, en ese primer grupo de “catorcistas” participaron Máximo Rafael Paredes Terrero, Otilio Molina Méndez, Omar Molina Méndez, Juan Bautista Suero, Manuel de Jesús Minier, Rafael Sorí Cáceres, Justo César Cruz Cáceres, Vinicio Valenzuela Pérez, Mario Paulino, Gerardo Emilio Sánchez Ogando, Ramón A. Cruz Cáceres, Rafael Milcíades Segura, Rafael Antonio de la Rosa y Adela América Ogando Pérez... Las instrucciones sobre la tarea inmediata que el grupo debía desarrollar fueron impartidas por un señor llamado Chongo Naut, natural de San Juan de la Maguana, que fue comisionado oficialmente para tales fines. Primeramente se les asignó la tarea de constituir células barriales en Comendador e impartirles las orientaciones de lugar para que comenzaran a romper la mentalidad trujillista que predominaba en la población, una misión que resultaba altamente riesgosa y prácticamente imposible de realizar en medio del estado de cosas imperante.
“En fecha 8 de abril, en horas de la noche, ocultando su rostro por medio de una capota con la cual se protegía de la lluvia, se presentó en el hogar de mi madre un sargento del Ejército de apellido Paniagua y le dijo que me ocultara fuera de la casa, porque el día siguiente, 9 de abril, iban a recoger gente para llevarla a San Juan de la Maguana a participar en un mitin en el que se denunciaría a los que dentro de la Iglesia Católica conspiraban para derrocar a Trujillo”, narra Chino Caamaño... "Por suerte para nosotros, Trujillo fue eliminado el 30 de mayo (siguiente), y lo concerniente a los informes que sobre el grupo de jóvenes de Elías Piña tenía el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) pasó a un plano de poca importancia”, agrega Chino Caamaño, en un libro inédito que se llama “Vivencias”, el cual promete ser un material valiosísimo, principalmente para los eliaspiñenses que estén interesados en  conocer la historia reciente de su provincia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario