Venezolanos no asisten al diálogo

La reunión entre el Gobierno venezolano y la oposición, prevista para ayer en Santo Domingo, quedó de momento en el aire.


Hasta ahora, ni el Gobierno venezolano ni la oposición han confirmado su viaje, según el portavoz de la Cancillería dominicana, Hugo Beras. “Hemos estado listos esperando las confirmaciones de las partes”, pero aún no las tenemos, dijo Beras, quien añadió que cuando las reciban, la Cancillería dominicana podrá ofrecer “informaciones precisas de cuándo se retomaría” el diálogo.


El Gobierno dominicano había fijado para este lunes la nueva ronda de diálogo entre el Gobierno y la oposición de Venezuela para lograr un acuerdo definitivo, tras varias rondas de conversaciones en las que ha habido avances, pero han quedado asuntos pendientes centrados en las adelantadas elecciones presidenciales.

Al término de tres días de conversaciones el pasado miércoles el presidente dominicano, Danilo Medina, anunció que las partes firmaron “un acta con los avances de la agenda del diálogo”, pero que quedaban temas pendientes que debían ser discutidos en Caracas, por lo que se dieron varios días para volver a la mesa de diálogo en Santo Domingo este lunes.

Desde Caracas, el jefe de la delegación del Gobierno para el diálogo venezolano, Jorge Rodríguez, reiteró que el chavismo está “listo” para firmar el acuerdo con la oposición”.
Las partes estamos (…) de acuerdo en la mayor parte de los puntos, en casi todos los puntos, en el 99.9 % de los puntos”, dijo Rodríguez. Señaló que ya están “de acuerdo” para que haya “una misión de observación electoral internacional lo más amplia posible” en las presidenciales.

El diputado Simón Calzadilla, negociador de la oposición venezolana en la mesa de diálogo, dijo que su delegación esperaba revisar “contraofertas” sobre los puntos no resueltos en las conversaciones, antes de decidir si firmará o no un acuerdo con el oficialismo.

Calzadilla anunció que la oposición solo volverá a Santo Domingo si se va a firmar un “acuerdo que represente en cada una de sus partes una auténtica salida a la profunda crisis política, social, económica, humanitaria que padece el pueblo venezolano”.

Las condiciones de las futuras elecciones presidenciales adelantadas para antes de mayo, en las que el mandatario Nicolás Maduro aspira a la reelección y la oposición aún no ha decidido su participación, y el reconocimiento de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) son los dos principales escollos que frenan el acuerdo, según los antichavistas.

Los puntos centrales para la oposición en este diálogo, que se inició formalmente en diciembre pasado, son garantías electorales que permitan unas elecciones justas, la apertura de un canal humanitario, la liberación de los privados de libertad que considera “presos políticos” y la restitución de los poderes constitucionales de los que fue despojado el Parlamento. En tanto, el oficialismo exige el levantamiento de las sanciones económicas que pesan sobre algunos de sus funcionarios y el reconocimiento de la Asamblea Constituyente, un órgano plenipotenciario integrado solo por oficialistas.  Fuente:elcaribe