¿El descuido de Trump ante la crisis del misil norcoreano pone en peligro la seguridad de EEUU?

Aunque resulte sorprendente para muchos, Donald Trump podría aprender del ejemplo de Hillary Clinton. O, como dice el dicho, poner sus barbas a remojar.

El presidente estadounidense ha sido recientemente criticado por lo que habría sido un manejo demasiado informal, algunos creen que descuidado, de un asunto crítico de seguridad nacional mientras cenaba con Shinzo Abe, primer ministro de Japón, y otros invitados, y con gran cantidad de otros comensales a su alrededor, en un patio de su exclusivo club Mar-a-Lago, en Florida.

El pasado sábado 11 de febrero, Trump y Abe recibieron la noticia de que Corea del Norte había lanzado un misil en dirección a Japón. El cohete, de acuerdo a CNN, viajó unos 500 kilómetros y cayó en el mar, pero su lanzamiento ha sido visto como una amenazante prueba de la belicosidad del régimen norcoreano y de su creciente arsenal.

Tras la noticia de ese lanzamiento y cuando aún estaban en la mesa de la cena, Trump y Abe, y sus respectivos equipos, entraron en una intensa actividad mientras, como narra The New York Times, computadoras portátiles y teléfonos celulares afloraron para desplegar datos y entablar comunicaciones. Todo ello fue fotografiado por Richard DeAgazio, uno de los socios del club Mar-a-Lago que estaba presente en el lugar, e imágenes de ese momento acabaron en su cuenta de Facebook. DeAgazio comentó en esa red social con fascinación cómo, ante sus ojos, se atendía la crisis del misil norcoreano.

El detalle es que no se trataba de inmortalizar un momento emotivo en una cena de boda o cumpleaños o una hazaña deportiva presenciada en un estadio, sino que fue una reacción gubernamental clave que fue desarrollada, dadas las circunstancias, a ojos de personas ajenas por completo al gobierno y a los protocolos de inteligencia y seguridad.

Por añadidura, como narra The Huffington Post, poco antes DeAgazio se tomó fotos (y las difundió también en su cuenta de Facebook) con un oficial que, se afirma, llevaba el portafolio con códigos nucleares que está siempre al alcance del presidente estadounidense.

Algunas voces consideran que, aunque tomadas de modo inocente, fotos como las de DeAgazio podrían proveer información y revelaciones que podrían ser usadas de modo negativo por fuerzas hostiles, una posibilidad que quizá no se cristalice pero cuyo mero riesgo volvía impropio todo el asunto. FUENTE:YAHOONOTICIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.