Ashley Graham, rechazada por las firmas de moda por su talla

Ashley Graham es una belleza de 28 años con un cuerpo de curvas pronunciadas. A diferencia de otras modelos como la muy famosa Emily Ratajkowski, de silueta casi escuálida, es una de esas mujeres de tallas más reales. Fue considerada por la revista Forbes como una de las personas menores de 30 años con más influencia del mundo, gracias a su desparpajo y a su estilo. No ha sido suficiente para que las firmas la quieran vestir.
      La editora de la edición británica de la revista Vogue, Alexandra Shulman se empeñó en llevarse a su portada a la modelo de talla 44 más famosa del mundo: Ashley Graham. Pero solo una firma, Coach, aceptó el reto de vestirla. La carta del mes de enero de la periodista lanza desde su púlpito un zasca importante a las marcas que no quisieron ocuparse de una maniquí por el hecho de ser considerada gorda desde el punto de vista de los supuesto gurús de la moda
"Por desgracia nos encontramos con otras marcas que se negaron a dejarnos prendas", explica la periodista. Es una triste realidad que muchas firmas desprecian cualquier talla superior a la 36. En la portada de Vogue, la bella Graham aparezca como "la modelo con actitud", y no se remarca su peso /talla como argumento para "vender" la "osadía".
Un informe sobre revistas y publicaciones de moda revela que de las 677 primeras páginas computadas para el trabajo, de entre 48 publicaciones internacionales, solo 6 retrataron a mujeres chicas con tallas XL. Si bien el fenómeno curvy (anglicismo que se populariza como eufemismo del 'tallas grandes') avanza por la demanda que el mercado impone, al final siempre venden por mayoría las dictaduras de otros colosos que manejan capital en el sector que rodea a la moda: la propia industria textil, el fitness, la cosmética (cremas y dietas adelgazantes) y de fondo, por supuesto, una parte de la muy poderosa industria farmacéutica. Fuente: MSN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.