Gobierno inaugura tres carreteras y una avenida en el sur



El Gobierno inauguró ayer los tramos carreteros Baní-Azua, con una extensión de 49 kilómetros, las carreteras Pizarrete-Las Barías; Villa Sombrero-Matanzas, y la avenida Fabio Herrera Cabral en Peravia.
     
     Una nota explica que tienen una longitud de 139.12 kilómetros y que impactarán de manera significativa la economía de los sectores productivos de la zona, en especial del transporte.

     Indica que en la entrega de las obras ejecutadas por el Ministerio de Obras Públicas, el ministro Gonzalo Castillo, al pronunciar el discurso central resaltó que los trabajos forman parte del programa de rehabilitación y reconstrucción de carreteras.
Expresó que durante el tiempo de construcción se crearon cientos de empleos directos e indirectos. Dijo que las vías facilitarán el tránsito vehicular, y contribuyen con elevar las condiciones de vida y seguridad de los residentes en las comunidades que han sido beneficiadas.
Al referirse a la carretera Baní-Azua, Castillo aseguró que “entre los beneficios inmediatos derivados de esta nueva obra están la reducción del tiempo de recorrido al aumentar la velocidad de desplazamiento en 20 kilómetros y velocidad de desplazamiento más regular, con economía de combustibles y ahorros en otros gastos operacionales de los vehículos”.
De igual forma, destacó que uno de los beneficios más importantes es la mayor seguridad que ahora tiene esta vía, lo que deja en el pasado los acostumbrados accidentes que tanto luto llevaban a las familias.
Afirmó que han quedado en el pasado los días en los que cada vez que llovía se interrumpía el tránsito, por los desprendimientos de los taludes.
“Definitivamente, en esta gestión del presidente Danilo Medina Sánchez la región Sur se encamina por senderos de bienestar y esperanza”, sostuvo.
Explicó que los trabajos en la carretera Baní-Azua incluyeron ampliación del ancho de la plataforma o sección típica de la carretera, de 10.30 a 11.90 metros, y que en cortes y en relleno fueron ampliados ambos paseos de 1.50 a dos metros.
Castillo manifestó también que se construyeron taludes en los cortes con pronunciada inclinación y banquetas de tres metros de ancho, cada ocho metros de altura, y recubrimiento de los taludes en los cortes más altos con hormigón hidráulico lanzado (gunita).
Se aplicó fresado de la carpeta asfáltica, para estabilizar el material con 3% de cemento; construcción de cunetas, limpieza y mantenimiento del sistema de drenaje.
Expresó que la reconstruida carretera constará de dos carriles de 3.65 metros de ancho, un paseo de dos metros, señalización vertical y horizontal a todo lo largo y ancho de la vía.
Las empresas a cargo de los trabajos fueron las constructoras Rizek y Pradera Verde, y eran parte del programa Multifase, de Rehabilitación y Mantenimiento de Infraestructura Vial; fase Vial I, del Banco Interamericano de Desarrollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario