Fuertes lluvias de la tormenta Chantal afectan a Haití

     SANTO DOMINGO, 11 jul (Xinhua) — Haití empezó a sentir hoy los primeros efectos de “Chantal”, ahora convertida en onda tropical, pese a lo cual las autoridades locales mantuvieron los niveles de alerta debido a las lluvias y vientos que se esperan durante las próximas horas.

     Fuertes precipitaciones comenzaron a registrarse en el departamento del Artibonite, en la región norocciental del país, donde según medios locales la población corrió a abastecerse y se han producido las primeras inundaciones.
     Ráfagas de viento también se reportaron en Puerto Príncipe, la capital haitiana, donde las actividades fueron suspendidas en gran parte de las oficinas públicas y del sector privado, al igual que la actividad comercial, luego del mediodía.
    El Centro Meteorológico Nacional (CNM) informó que a las 21:00 hora local (01:00 GMT del jueves) “Chantal” se ubicaba a unos a unos 415 kilómetros al sureste de Cuba, con vientos de 45 kilómetros por hora.
El CNM agregó que aunque el fenómeno se ha disipado, toda la isla Hispaniola, que Haití comparte con República Dominicana en el centro del Caribe, está cubierta de nubosidad y recibe actualmente lluvias y vientos de regular fuerza.
    El Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COUN) de Haití anunció temprano la movilización de todos los recursos para reducir riesgos y desastres durante el paso de “Chantal”, y reiteró su llamado a la población para evacuar cuanto antes las zonas de riesgo.
     Debido a los efectos del fenómeno, varias líneas aéreas cancelaron hoy al menos ocho vuelos hacia Estados Unidos desde el aeropuerto internacional Toussaint Louverture, ubicado en la capital y en la zona de influencia de la tormenta.
     Entre tanto, el gobierno suspendió un viaje del presidente Michel Martelly  programado para este miércoles en el sur del país, donde tenía previsto realizar el lanzamiento oficial de un programa de registro de nacimiento.
     Además, el ministro de Educación, Vanneur Pierre, anunció el aplazamiento para la próxima semana la segunda etapa de los exámenes oficiales de bachillerato, mientras los servicios humanitario de las Naciones Unidas anunciaron su disposición a cooperar con el gobierno haitiano en caso de ser necesario.
     Haití pasó la noche del martes de la fase de vigilancia a la alerta roja (riesgo de impacto de alta intensidad) en todo el país, debido a la trayectoria de “Chantal” y a la posibilidad de que su paso por el mar Caribe provoque inundaciones y deslizamientos.
     Además, el gobierno movilizó recursos para enfrentar los posibles efectos de la tormenta tropical y activó el Plan Nacional de Gestión de Riesgos y Desastres y a sus organismos de emergencia para hacer frente al fenómeno.
     Los expertos esperaban que ciudades como Jacmel, Léogâne, Bainet, Jérémie y Les Cayes, todas en el sur y el extremo occidental del país sean las más afectadas, pero la trayectoria de la tormenta cambió al reducir su intensidad.
     El director del CNM, Ronald Semelfort, manifestó que debido a las nuevas condiciones los riesgos podrían ser “menos catastróficos” de los esperados, pero anunció que se mantiene la alerta roja al igual que la exhortación a que los habitantes mantengan la vigilancia constante del fenómeno.
“Estamos a la espera para divulgar un balance general de los hechos”, dijo por su parte la coordinadora del Departamento de Protección Civil (DPC), Alta Jean Baptiste, quien advirtió sobre el riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierra después de la lluvia.
      El ministro del Interior, David Bazile, dijo el martes que el gobierno desembolsó 60 millones de gourdes (1,4 millones de dólares) para responder rápidamente a los daños causados por el fenómeno natural, recursos que se dividirán de acuerdo a la vulnerabilidad de cada departamento.
Haití está ubicado en el área de influencia de huracanes, cuya temporada anual se inició oficialmente el 1 de junio.
Los expertos estiman que al menos un huracán impactará la isla este año, de un total de 18 tormentas que se formarían a lo largo de los seis meses en que la región es sometida a esta clase de fenómenos naturales.
A principios de este mes Haití y varias organizaciones internacionales pusieron en marcha un plan para reducir el impacto en la población de un posible huracán, en el inicio de la temporada de ciclones que se extiende hasta fines de noviembre.
Entre la población más vulnerable en Haití se encuentran los 278.945 damnificados del sismo del 12 de enero del 2010 que aún viven en alguno de los 352 campamentos que aún existen en el país.
El año pasado, Haití fue castigado por el paso del huracán “Sandy” y de la tormenta tropical “Isaac”, además de temporales menores que dejaron casi un centenar de muertos, 250.000 afectados y pérdidas por más de 100 millones de dólares en la agricultura.
De acuerdo con la escala Saffir-Simpson, que clasifica a los huracanes según la intensidad del viento, uno de estos fenómenos puede alcanzar cinco categorías, desde los 119-153 kph, la primera, hasta los 249 kph, en la quinta y más poderosa.
"conoceréis la verdad y la verdad os hará libres"